Análisis

 

Pedro Pablo Rubens.(1577 - 1640).






French Website

El Barroco

Pedro Pablo Rubens. Erección de la Cruz. (1610)



Recomendar a un amigo

Home  Newsletter   Movements  Painters  Analysis    Kinds  Technical     History  Museums    
Exposures   Galeries    Artists       Plays     Contact us    Bonds    Advertisements    Shop

Pedro Pablo Rubens.(1577-1640).
Es el más importante pintor flamenco del Xvii siglo, su estilo personifica los aspectos más característicos del barroco nórdico. Asocia una factura extremadamente libre y un color rico y luminoso heredado de la escuela veneciana, a unas formas monumentales inspiradas por la obra de Michel-Ángel. Rubens da nacimiento a un arte que exalta el ser humano, la vida y el movimiento. Pedro Pablo Rubens nació en Siegen (Westfalia) en 1577, su familia se instala en Colonia desde el año siguiente. A la muerte de Jan Rubens en 1587, su viuda devuelve comida definitivamente en Amberes con sus niños. Después de haber frecuentado a una escuela latina, el joven Rubens es contratado como página en la condesa Margarita de Ligne-Arenberg. Sólo hace poco tiempo, su madre lo coloca en aprendizaje con un artista. Es el alumno sucesivamente de Tobie Verhaecht, de Adán Van Noort luego de Octava Van Veen, tres pintores flamencos trabajando en la esfera de influencia de los maniéristes del XVIe siglo italiano. Rubens, al talento muy precoz, se recibe a amo a la sociedad de los artistas de Amberes, al gremio de Santo Luc en 1598, a la edad de 21 años. Decide a continuación de irse para Italia, donde se unió a su hermano, con el fin de perfeccionar sus conocimientos artísticos. A partir de su llegada en 1600, es contratado por el duque de Mantua, Vincent de Gonzague. Su función consiste en realizar retratos de la familia ducal como copias de obras del Renacimiento. Durante los 8 meses que pasa en Roma se impresiona por el descubrimiento de los vestigios de la Antigüedad, pero también por las obras de Michel-Ángel, Raphaël y los grandes maestros venecianos, el Véronèse, Titien y el Tintoret. La muerte de su madre, en 1608, trae a Rubens en Amberes donde casa en 1609 Isabelle Brandt, la muchacha de uno de los más grandes abogados de la ciudad. Su larga estancia italiana le permitió mejorar su técnica y elaborar un estilo original basado en la preponderancia de los colores, la exuberancia y la variedad de las formas y una facilidad de ejecución asombrosa. EN Amberes, Rubens obtiene el apoyo inmediato de 2 eminentes protectores: Nicolas Rockox, concejal de la ciudad, pero sobre todo el archiduque Albert, gobernador de Países Bajos. Es en esta época que el maestro realizó la Adoración de los Magos (1609) y la Erección de la Cruz (1610). De este período datan también el Descendimiento de la cruz (1612-1614) y la Retirada de las muchachas de Leucippe (1618). En 1622, Rubens viaja a París, a petición de la reina Maria de Médicis, con el fin de concebir y realizar un ciclo de 24 cuadros que ilustran la vida de la reina, destinados a adornar el palacio del Luxemburgo recientemente construida. El mismo año, el rey Louis XIII le encarga doce cartones de tapicería consagrados a la Historia de Constantin. Su notoriedad internacional le permite entrar en contacto con numerosos diplomáticos extranjeros. En 1618, intercambia 10 de sus cuadros contra la colección del embajador de Inglaterra en La Haya. Durante los años 1620, se encarga de misiones diplomáticas en España, al lado de Philippe IV, y en Inglaterra, al lado de Carlos Primero. Después de la muerte de su mujer, en 1626, Rubens multiplica los viajes : en París y en Holanda en 1627, en Madrid en 1628, dónde el rey de España le encarga varios cuadros y dónde se le presenta al joven Vélasquez. En 1629, se encarga aún de una misión diplomática ante de Carlos Primero que le confía la decoración del límite máximo de la sala de las fiestas del Whitehall. De vuelta en Amberes, en abril de 1630, casa a la joven Hélèna Fourment, de 17 años. Durante los diez últimos años de su vida Rubens obtiene nuevos pedidos del Habsbourg, en particular, el ciclo de pinturas comenzado en 1636 y destinado al Torre de desfiló, pabellón de caza de Felipe IV, pero pinta cada vez más cuadros por cuenta propia, sobre todo de los paisajes y obras más íntimas como retratos de su mujer y sus niños. Su estilo, siempre magistral, exalta la naturaleza, la riqueza de los colores, destaca la opulencia de las formas, como en el Juicio de Pâris (1635-1637) o las Tres Gracias (1636). Pedro Pablo Rubens es famoso para para tener representa en sus telas figuras femeninas a las formas generosas y sensuales. Esta nueva manera de tratar la desnudez de la mujer por una exaltación de las carnes y redondeces está en ruptura con la idealización clásica. El arte del XVII siglo flamenco puede ser resumido por el que deslumbra a personalidad de Rubens. Espíritu dotado con talentos múltiples, dotado una extraordinaria capacidad de trabajo, políglota, Rubens está a la vez diplomático, pintor en todas las clases, autor de grandes ciclos ilustrados, dibujante de famosas colecciones de tapicerías y realizador de arquitecturas para el decorado de las ciudades. La vitalidad y la elocuencia de su obra influyó distintos artistas tan que Antonio Watteau al principio del XVIII siglo, Eugène Delacroix y Pedro Auguste Renoir al Siglo XIX.