Análisis


 

Bartolomé Esteban Murillo (1618-1682). 

 

English Website

French Website

Bartolomé Esteban Murillo. El Joven Mendigo. (1650)

Bartolomé Esteban Murillo. Niños Jugandos. (1675)
 

Bartolomé Esteban Murillo. El Muchacho al Perro. (1650)

Bartolomé Esteban Murillo. El Pequeño Negociante de Frutas. (1670)  

Bartolomé Esteban Murillo. El Aseo. (1675)

Bartolomé Esteban Murillo. Muchachos Comiendos Uvas y Melón. (1645)

Las Escenas del Pueblo de Bartolomé Esteban Murillo (1618-1682). (Síntesis).

El Barroco

Rubens 

Home  Newsletter   Movements  Painters  Analysis    Kinds  Technical     History  Museums    
Exposures
   Galeries    
Artists       Plays     Contact us    Bonds    Advertisements    Shop


Bartolomé Esteban Murillo (1618-1682). 

A la muerte de su padre el artista entra en aprendizaje con el pintor maniérista Juan del Castillo. Sus primeras obras tienen una tonalidad oscura y dramática. En 1645 su primer pedido importante implica 11 grandes telas que representan la historia del orden del franciscanos para el convento de este orden en Sevilla. Estos cuadros se dispersan hoy en los museos de Europa (Madrid, Dresde, París…) Aparte de la pintura religiosa cuya gran parte se realiza para Sevilla, Murillo es también sobre todo famoso para escenas que representan a las gentes corrientes. Es muy realista, por ejemplo en el joven mendigo Murillo no encubre la suciedad de los pies del joven muchacho. Esta imagen tiene por objeto suscitar la misericordia como lo desea el Concilio de Trento (1545-1563) que influye sobre el arte español del XVII siglo pidiendo que las imágenes afecten los sentidos, sean comprensibles por todos y respetan los textos consagrados. Su estilo es muy realista y es un gran iluminador, transpone a menudo en sus cuadros religiosos personajes observados en las calles de Sevilla, jóvenes mujeres o niños. Pinta también paisajes líricos y delicados, como retratos inspirados del pintor barroco flamenco Antonio Van Dyck (1599-1641).